Billete 996 Skyteam
Esp

Billete 996

El blog de AirEuropa

Nueva York, el placer de lo prohibido

nueva york, speakeasy, vida nocturna, life night

¿Cuántas veces de niños, y no tan niños, nos han dicho “no entres ahí”, “no toques esto”, y lo primero que hemos hecho ha sido entrar o tocarlo tan pronto como nuestro progenitor se ha dado la vuelta? Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Está comprobado que desde pequeños nos atrae lo prohibido. Todo lo que implique romper normas nos produce una cierta sensación de placer que hace inevitable que acabemos cayendo en sus redes. Eso lo sabemos tú, yo y algunos empresarios de Nueva York, que han sabido ver negocio en lo clandestino, en los llamados speakeasy.  

Estos singulares bares toman su nombre de una norma impuesta en este país a principios de los años 20, la conocida ley seca que asoló Estados Unidos entre los años 1919 y 1933. La medida prohibía la elaboración y consumo de bebidas alcohólicas y disparó los récord del crimen organizado registrados hasta entonces. Fue entonces, cuando nacieron estos locales escondidos del control de la ley, para saciar las ganas de alcohol de los ciudadanos. El término significa “hablar bajo” y se refiere a la habilidad de los clientes de aquel entonces para pedir el alcohol sin levantar la voz, ni sospechas a su alrededor.

Hoy en día, a pesar de que consumir alcohol en el interior de un bar está totalmente permitido, ese halo de misterio sigue atrayendo a los clientes que buscan algo bohemio y extravagante.

En Nueva York la oferta es bastante interesante, pero tienes que conocerlos para poder visitarlos, y para eso estoy yo aquí. Sin duda, estos son mis favoritos:

The Blind Barber (El Barbero ciego) se esconde en el corazón del East Village. Si entras en su web nada te hará sospechar lo que realmente se esconde detrás de esta peluquería que por el día opera con total normalidad. Pero si investigas un poco más, descubrirás que justo a continuación de los precios de cortes el pelo, tienes un menú de comida ¡Bingo! Este lugar es un must para los que buscan una experiencia diferente en la gran manzana. En la trastienda descubrirás un lugar único donde disfrutar de un exquisito cocktail a ritmo de buena música.

The Back Room (La habitación de atrás) es uno de los pocos speakeasy que en realidad operaron como tal durante los años de la prohibición. Te darás cuenta enseguida, en cuanto pidas un cocktail y te lo sirvan en una taza de café con su platito a juego incluido. La cerveza se sirve camuflada en una bolsa de papel, como aquel entonces, y hasta la puerta es exactamente la misma por la que se entraba a este local en los años 20. No te asustes si para entrar necesitas pasar por un basement (sótano) destrozado y con las paredes antiguas, forma parte del encanto del sitio. El bar es sencillamente perfecto, todo recuerda a aquel entonces, con sofás justo enfrente de una elegante chimenea y unas señoriales escaleras que te dan la bienvenida. Ahora bien, no quiero engañarte, ¿Merece la pena ver este lugar? Sí. ¿Merece la pena pagar $14 por un cocktail? No, definitivamente, no.

Ahora, dirígete al West Side (lado oeste) de la calle 17, abre bien los ojos, y descubre una elegante puerta ubicada al final de unas escaleras. No, no es una casa privada. Acércate, llama al timbre y déjate sorprender por el encanto del conocido Raines Law Room. Este lugar tiene un encanto especial, pero además sus cocktails (también al módico precio de $14) sí merecen la pena y son dignos de disfrutar. Siéntate en una de las mesas alumbradas por antiguas lámparas cuya función va más allá de simplemente alumbrar. Son tu mejor aliado para pedir lo que más te apetezca tomar, solo encendiéndolas el camarero se acercará a tu mesa.

Para cerrar te recomiendo que aproveches el ambiente animado del fin de semana para conocer uno de los speakeasy más interesantes de Manhattan, el Beauty & Essex. Una vez más, aquí nada es lo que parece, y lo que a simple vista te recordará a una tienda de joyas de bisutería, en realidad esconde un inmejorable plan de sábado noche en la trastienda. Encontrar un pequeño espacio en este bar de noche es una batalla perdida , suele estar bastante lleno, salvo que llegues a primerísima hora. Verás hombres muy elegantes, alguno incluso en traje de chaqueta, y mujeres radiantes a la caza del mejor partido.

Una importante ventaja que todos estos lugares ofrecen, es un buen aire acondicionado. Un partner in crime (compañero de aventuras, podríamos decir) imprescindible para sobrevivir en la gran manzana si tu plan es venir en la época estival. Sin duda, después de un día de turismo agotador y con altas temperaturas, nada mejor que un viaje a los años 20 y con la suerte de que si te descubren bebiendo alcohol, lo único que te dirán es si te apetece repetir cuando acabes.

Escrito por: Mamen Sala, The Insider en Españoles en Nueva York 

Air Europa

Publica un comentario

Los comentarios están moderados