Billete 996

El blog de AirEuropa

Ruta gastronómica por Nueva York

gastronomia en nueva york, restaurantes, nueva york

Vivir en Nueva York es como subirte a una montaña rusa en la que experimentas todo tipo de sensaciones. La vida en esta ciudad es muy emocionante, pero también un desafío diario a tu estado de ánimo. Todo pasa y cambia rápido, incluido tu humor. Algo tan obvio no podía pasar desapercibido para el olfato empresarial newyorkino, por eso la gran manzana ofrece miles de opciones gastronómicas para que nunca te falte un plato acorde con tu mood (humor). Un ejercito de más de 20.000 negocios de comida pelean cada día por el comensal perfecto ofreciendo deals, noches especiales y todo tipo de promociones. No sucumbir ante tanta ganga junta resulta duro, pero cuando llevas un tiempo aquí ya sabes de sobra los lugares que te pueden cautivar y en qué momento.

Modo “No me puedo levantar”. El lunes, como en todos los rincones de la tierra, es un día duro en Nueva York. Cuando por fin cierras la jornada laboral, pocas energías te quedan, por no decir ninguna. Es entonces cuando aflora la famosa morriña. Sin saber porque recuerdas ese bar que había a la vuelta de la esquina de tu casa, donde las tapas eran buenas, bonitas y baratas y la cerveza de barril acababa con todos tus males. Para estos días de nostalgia mi lugar favorito es el Socarrat Paella Bar (Chelsea, Midtown, Nolita). Tres pequeños trozos de España en el corazón de Manhattan que hacen honor a su nombre sirviendo la mejor paella de la ciudad. Sus tapas a mitad de precio durante el Happy Hour todos los días de la semana y el encanto español de sus camareros lo convierten en el lugar perfecto para combatir la nostalgia.

Modo “a este cliente le conquisto por el estómago”. El que se muda a NYC tienes su objetivo muy claro: hacer dinero. Esto implica jornadas maratonianas pero también invertir en tu vida social. La mejor forma de hacer negocios en NYC es asistir a eventos y picotear algo fuera de casa. Si lo que pretendes es cerrar un negocio a la luz de un buen restaurante, dirígete directamente al Lure, en Soho. Una alabanza al mar que queda reflejada desde el menú, que ofrece pescado fresco cada día, así como en la decoración del espacio, un elegante camarote de barco.

Modo “la primera toma de contacto”.  En muchas de estas cenas de trabajo, por lo general, el primer contacto es más distendido. Normalmente, se habla de todo menos de trabajo. El restaurante TAO, en Downtown, es un sitio perfecto para sorprender a tu invitado. Un buda de enormes dimensiones os da la bienvenida antes de empezar a disfrutar de originales y suculentos platos de sushi. Si la cosa se anima, detrás del restaurante se esconde una pequeña discoteca en la que liberar la tensión acumulada durante la semana.

Modo “lo quiero todo fácil”. Cuando se acerca el meridiano de la semana, tus fuerzas van menguando. Yo me suelo decantar por lo que aquí llaman comfort food y que nosotros traduciríamos con un “comida cómoda”. La página web Seamless es tu mejor aliada. Esta página web trabaja con la mayoría de restaurantes en Nueva York y se encarga de llevar felicidad gastronómica a todos los hogares. La variedad de comida que ofrece es interminable, un perfecto aliado si no te apetece salir de casa.

Modo “a la porra la dieta”. Para una deportista como yo, vivir en América y no pecar no es nada fácil, pero a veces ocurre. Para estos momentos mi sitio favorito es el Please, dont tell, en East Village. Ya que lo hacemos,  vamos a hacerlo bien. Cuando hayas terminado de saborear tu perrito caliente (especialidad de la casa) acércate a la puerta y entra en la cabina.

 Escrito por: Mamen Sala, The Insider en Españoles en Nueva York 

Eva María Gomez Gomez

Publica un comentario

Los comentarios están moderados