Billete 996

El blog de AirEuropa

13 septiembre 2022

Bélgica, el país del chocolate

Bélgica Gastro

Hoy celebramos el Día Internacional del Chocolate y por tal motivo volamos hasta Bélgica.

¿Sabías que se le conoce como el país del chocolate?

Allí, podremos encontrar infinidad de variedades para que los amantes del cacao sucumban a sus encantos.  

Aviso para nuestros lectores: el nivel de azúcar irá en aumento según leáis este artículo.

¡Listos para despegar y darnos un homenaje!

Orígenes y curiosidades

Aunque Cristóbal Colón es considerado el primer europeo que descubrió el cacao, nos tenemos que esperar hasta 1.912 para que el chocolate belga empiece a adquirir su merecida fama.

Y le tenemos que dar las gracias al confitero Jean Neuhaus, quien inventó los chocolates de praliné.

Curiosamente es la capital belga, la ciudad donde más chocolate se vende del mundo, ya que hay aproximadamente 500 chocolateros artesanos dedicados a la elaboración de este exquisito manjar.

Gofre Bélgica

Hay que reconocer que los chocolateros belgas son especialmente creativos. En ninguna otra parte del mundo encontrarás una variedad tan grande de nuevos y, sobre todo, deliciosos sabores y combinaciones. Desde los pralinés más clásicos hasta interpretaciones atrevidas y sofisticadas.

¿A qué nos referimos exactamente con “praliné”? Son bombones rellenos de ganache de chocolate cremoso. Tanto su forma como su contenido pueden variar, incluyendo frutos secos, caramelos, licores o mazapán.

Si el praliné no te convence, aunque sería raro, puedes elegir los “mendiant,  pequeños discos de chocolate cubiertos con frutos secos y fruta deshidratada. Muy típicos en fechas navideñas.

Si hacemos caso a los expertos chocolateros, es recomendable guardar el chocolate en un lugar oscuro y seco, con una temperatura de alrededor de ocho grados. ¡Olvídate de guardarlo en la nevera!

Chocolatería belga

Y si a ti también te pone de buen humor el chocolate, ¡tenemos el motivo!

¿Sabías que el chocolate contiene un aminoácido llamado triptófano?
Este produce serotonina, que ayuda a mejorar el estado de ánimo.

El chocolate como experiencia.

En Bélgica, el chocolate te hará vivir una experiencia inolvidable. No solo es el típico souvenir que puedes adquirir en tiendas, se trata también de una serie de divertidas experiencias alrededor del cacao que te harán descubrir algunas curiosidades de este popular producto.

La primera parada, el museo Choco-Story Brussels. Aquí comienza una auténtica inmersión en el universo del chocolate.

Nos remontaremos a los orígenes mayas y aztecas y como llegó el cacao a Europa.

Podremos ver su proceso de elaboración, siendo testigos de cómo se elabora el famoso praliné y, sobre todo, disfrutar de la exquisita degustación al finalizar la visita a este original museo.

La segunda parada, el tour del chocolate. Se trata de un paseo por las chocolaterías belgas más famosas y prestigiosas como Godiva, Neuhaus y Leonidas. Estamos hablando de los chocolates belgas con más fama a nivel internacional por lo que el tour será una oportunidad única para probar diferentes pralinés y bombones.

Aunque será difícil, esperamos que al finalizar el tour puedas elegir cuál es tu “chocolate” favorito.

Chocolate

La tercera y última parada será la fábrica de chocolate más grande del mundo. Tenemos que salir de Bruselas e ir hasta Wieze, a una hora escasa.

Allí, Barry Callebaut transforma anualmente alrededor de 270 000 toneladas de granos de cacao en chocolate, lo que le convierte en el mayor proveedor del mundo. 

¡No nos digáis que Bélgica no es un auténtico paraíso!

Es tanto el auge en este país que en 2.007 se creó el Código del Chocolate Belga. Este código garantiza que el chocolate belga provenga realmente de Bélgica

Así que, si te consideras un auténtico amante del cacao, te hemos dado una infinidad de motivos para visitar este hermoso país del noreste europeo.

Estamos seguros de que Bélgica te dejará con un dulce sabor de boca, que jamás olvidarás.

¿Preparado para volar a Bruselas?

Publica un comentario

Los comentarios están moderados