Billete 996 Skyteam
Esp

Billete 996

El blog de AirEuropa

25 marzo 2015

Cómo ayudan las abejas a Airbus a estudiar su impacto medioambiental

¿Cómo ayudan las abejas a Airbus a estudiar su impacto medioambiental? Este sorprendente título no es una broma sino que reseña la noticia que conocimos unos días atrás sobre algunas de las investigaciones del gigante europeo de la aeronáutica.

Ya sabes que Airbus es una de las empresas de ese sector más importantes del mundo, alternando con Boeing el liderazgo de construcción y suministro de aviones a las líneas aéreas. En la flota de Air Europa, sin ir más lejos, disponemos de catorce A330 (aparte de Boeing, Embraer y ATR).

Pero no es de aviones, al menos no directamente, de lo que íbamos a hablar. El trabajo de Airbus se ramifica en multitud de variantes necesarias para conseguir el máximo nivel de calidad en sus productos y una de ellas es la que busca minimizar la huella ecológica de sus aeronaves.

Y resulta que las abejas han demostrado tener un protagonismo especial en ese procedimiento. Más concretamente los panales que construyen para sus colmenas que, como sabrás, están hechos de cera y recubiertos de miel.

Airbus cría abejas en el Aeropuerto de Finkenwerden (Hamburgo), en dos sitios distintos: al lado del taller de pintura y -muy cerca de la pista. y en un hangar de pruebas. Desde hace cinco años, los técnicos de la empresa estudian esas colmenas en un proceso denominado biomonitorización, que consiste en analizar tres parámetros: cera, polen y miel que proporcionan datos químicos sobre la calidad del suelo, el aire y el agua de los alrededores.

El polen y el néctar proceden de las flores que hay en las inmediaciones, en torno a doce kilómetros cuadrados, y es transportado por los insectos a sus hogares, el primero adherido al cuerpo y el segundo en su boca. Con ellos fabrican la miel.

El análisis de esos elementos permite calcular el nivel de contaminación ambiental y los resultados indican que es mucho menor de lo que se creía, “por debajo de los límites permitidos” en palabras del apicultor que cuida de las abejas, Eberhard Schädlich.

Por tanto, la miel, de la que se produce una media de ciento sesenta kilogramos anuales, termina envasada -seiscientos tarros- para regalos a clientes, proveedores y personal de la empresa, dada su salubridad.

Volker Hase, director de Medio Ambiente de las instalaciones de Airbus en la ciudad alemana, explica que “los aspectos medioambientales juegan un papel muy importante. Sólo se puede reducir el impacto si se conoce cómo afecta a su alrededor”. Y, para ello, “las abejas constituyen un instrumento de evaluación muy útil”.

Air Europa