Billete 996 Skyteam
Esp

Billete 996

El blog de AirEuropa

22 febrero 2016

Origen y curiosidades sobre la cartografía aérea

Desde que el hombre consiguiera hacer volar un avión por primera vez entre finales de 1890 y principios de 1900, el mundo aeronáutico ha cambiado significativamente si lo comparamos con la actualidad. Es más, no ha dejado de evolucionar y mejorar.

Año tras año, se invierten miles de euros en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que permiten, tanto a los pasajeros como a las compañías aéreas, disponer de mejores sistemas de seguridad, mayor confort y mejor eficacia y eficiencia en cada vuelo.

Actualmente, los pilotos disponen de sofisticados sistemas de GPS con los que se guían a miles de metros de altura para realizar su ruta entre un punto y otro. Pero, al inicio de la historia de la aviación no existían dichos aparatos, de modo que, los pilotos se guiaban de una manera mucho más rudimentaria.

Durante los inicios de la aviación, los primeros vuelos se realizaban a altura muy baja de modo que los pilotos conseguían llegar al destino deseado gracias a los accidentes geográficos, como montañas, vías de tren, mar, etc, que les servían de guía para saber en qué punto de su ruta se encontraban y hacia donde continuar, aunque hay que decir, que los trayectos no se podían comparar con la distancia que es capaz de recorrer un avión actualmente.

Por eso, cuando las condiciones meteorológicas no eran óptimas, automáticamente se cancelaba el vuelo. No por el efecto que éstas tenían en la aeronave, sino principalmente, porque al piloto le resultaba imposible guiarse para llegar a su destino al no poder divisar los elementos que le guiaban kilómetro a kilómetro.

Pero cuando, dado a la evolución de las aeronaves, éstas consiguieron volar más alto, se tuvieron que desarrollar sistemas de guía que permitieran ubicarse sin necesidad de ver el terreno que pasaba justo a los pies. De ese modo, se pudieron comenzar a realizar vuelos incluso con meteorología adversa, ya que al volar más alto, dichas circunstancias no eran perceptibles.

Fue entonces cuando aparecieron las Cartas de Navegación Aérea basadas en las cartas marinas con las que los pilotos se orientaban durante los vuelos.  Se marca éste hito como el origen de las cartas aeronáuticas, que ejercen como mapas que proporcionan los datos que una aeronave necesita para viajar entre las nubes y seguir la ruta específica para llegar a destino.

Cada uno de los pequeños avances que se han hecho durante la historia aeronáutica ha significado un pasito más en el camino que nos ha llevado hasta la situación actual en la que la tecnología y los sistemas informáticos forman parte imprescindible para volar.

Air Europa