Billete 996 Skyteam
Esp

Billete 996

El blog de AirEuropa

29 diciembre 2015

¿Qué es un simulador de vuelo?

Como su nombre indica un simulador de vuelo es un aparato con el que se recrea la auténtica experiencia de dirigir una aeronave. Pero no todos los simuladores son iguales.

Existen simuladores de vuelo para uso lúdico que se pueden usar con una simple consola en tu propia casa y estos están al alcance de muchos. Pero en esta entrada, te contamos los detalles y curiosidades de los simuladores de vuelo con los que los pilotos o aspirantes a piloto realizan sus prácticas antes de ponerse al mando de un avión.

Son aparatos de medidas enormes ya que su función principal es la de crear la sensación real de estar pilotando un avión de verdad. Por eso, no solo las medidas son idénticas a las de la cabina real de un avión, sino que una vez dentro, con las puertas cerradas, es difícil identificar la diferencia entre la realidad y la ficción.

Estos simuladores son representaciones exactas de la cabina de un avión de manera que las prácticas para aprender a volar no se pueden realizar en cualquier simulador, si no en el que represente la cabina y las funciones del avión para el cual se pretende conseguir la licencia.

Estas enormes máquinas son puras joyas de ingeniería, dotadas de mecanismos hidráulicos que son capaces de recrear cualquier problema que pueda suceder en un avión de forma real de manera que, transmiten los movimientos de un avión de verdad en cada circunstancia. Por ejemplo, es capaz de recrear las turbulencias que se notarían si ese avión pasara por una tormenta o si tuviera algún fallo mecánico.

Por eso a la hora de hacer uso de un simulador no es ni mucho menos una actividad divertida, entretenida o lúdica, sino todo lo contrario. Debido a que los usuarios de los simuladores suelen hacer sus prácticas para conseguir la licencia de ese modelo de avión, a la hora de reproducir la circunstancia auténtica, el formador debe crear situaciones de emergencia que pongan al practicante en situación de alerta para poner a prueba su capacidad para resolverlas, de modo que la experiencia de un piloto a bordo de un simulador suele ser de tensión, nervios y mucho estrés.

Se podría comparar a las prácticas de coche para sacarse el carnet de conducir. Exactamente igual, el futuro piloto entra en el simulador con el formador que será quien le indicará de qué tipo de vuelo de trata y es quien le pondrá en la situación más complicada posible para valorar así si es merecedor del título correspondiente.

Air Europa