Billete 996 Skyteam
Esp

Billete 996

El blog de AirEuropa

20 marzo 2015

Ponemos rumbo a Moscú

Air Europa Moscú

Decía Chéjov: «Quien quiera comprender Rusia, tiene que ver Moscú desde las Colinas de los Gorriones». Nosotros añadimos algunos de los puntos desde los que abarcar la inmensidad de Rusia a través de su capital, a la que muy pronto volaremos. De momento os llevamos hasta Moscú en vuelos de código compartido con Aeroflot.

Descubrir Moscú es sorprenderse con su majestuosidad y su austeridad al mismo tiempo. La capital es hoy conocida por los lujos al alcance de algunos o sus precios disparados. Con más de 10 millones de habitantes, es un lugar hecho para los amantes de la arquitectura y el arte, que no contenta con albergar grandes obras del pasado, sigue aumentando su interés por él en viejas fábricas reconvertidas en galerías.

Los símbolos moscovitas

Podemos comenzar el recorrido en la Plaza Roja, frente a la hipnótica y colorida catedral de San Basilio, erigida en el siglo y nombrada Patrimonio de la Humanidad en 1990. Queda a uno de los extremos de la plaza. Al otro  el Mausoleo de Lenin (con la momia del líder).

Precisamente la Plaza Roja es la que separa el barrio de Kitay-górod, turístico y comercial, del Kremlin, símbolo del poder ruso desde el Medievo. Residencia presidencial (Gran Palacio del Kremlin) y recinto que alberga los edificios de la administración gubernamental y financiera de Rusia, además de varios monumentos que se pueden visitar: a Armerìa, la Catedral de la Anunciaciòn, la Catedral de San Miguel Arcàngel, la Catedral de la Asunciòn, el Palacio del Patriarca, La Iglesia del Manto de la Virgen, el conjunto del Campanario Ivàn el Grande y la Plaza Catedral.

Otra visita imprescindible es la del barrio bohemio de Arbat, cerca de la Plaza Roja y el Kremlin. Está dividido entre Arbat el nuevo y el viejo y ha sido un lugar ambientado por artistas que hoy podemos encontrar en sus galerías o en las calles retratando. Cafeterías y tiendas de artesanía y viviendas de la antigua nobleza y  alto funcionariado componen sus calles.

Precisamente en este barrio encontramos la casa museo de Pushkin, el célebre escritor ruso que también da nombre al museo de arte más importante de la ciudad, oficialmente conocido como Museo Estatal de Arte Figurativo Pushkin, segundo en importancia en Rusia, tras el Hermitage de San Petesburgo. La Galería Tretiakov o Museo Roerich son otros referentes del arte moscovita.

El Metro de Moscú casi se podría incluir entre sus obras de arte. Hay que admirar las estatuas que jalonen los pasillos de Teatratnaya, una de las principales paradas de la ciudad que además nos acerca al  famoso teatro Bolshoi de los grandes estrenos de danza y ópera en Moscú; los mosaicos de Kievskaya y las vidrieras de Novokuznetskaya.

Además de disfrutar de arte e historia, en Moscú hay muchos planes más que os presentaremos poco a poco: una visita a las históricas galerías comerciales GUM, paseos por los parques de Gogol, del Patriarca, o el Parque de las Artes, un recorrido en barco por el río Moscova admirando la fachada de la  Catedral de San Cristóbal o una noche en alguno de sus exclusivos clubes nocturnos.

Ponemos la capital rusa también en nuestro punto de mira y os facilitamos viajar hasta ella, de momento con vuelos compartidos con Aeroflot, pero en los próximos meses, con vuelos Air Europa hasta Moscú. 

Air Europa