Billete 996 Skyteam
Esp

Billete 996

El blog de AirEuropa

1 junio 2018

Un rápido vistazo a La Coruña

Ya sabes que, si quieres volar a La Coruña, en Air Europa tenemos allí uno de nuestros destinos favoritos. La ciudad gallega, capital de la provincia homónima, tiene un puñado de atractivos turísticos que, a buen seguro, satisfarán al visitante más exigente: naturales, monumentales, culturales…

A Coruña, como se dice en gallego -aunque el origen de su nombre es incierto, puede que celta, puede que romano-, forma parte de esa España verde que se extiende por la cornisa cantábrica. Tierra de clima oceánico, templado y lluvioso, influido por el mismo océano Atlántico que en unas zonas rompe sus olas violentamente contra abruptos acantilados -que en su día se consideraron el fin del mundo-, mientras que en otras baña bellas playas de arena dorada (blanca, en el caso coruñés).

Castros como el de Elviña o Santa Margarita demuestran que allí hubo asentamientos desde muy antiguo, aunque las noticias documentales empiezan con la presencia de las legiones romanas, las mismas que construyeron el icono más visible de la ciudad: la Torre de Hércules. No te pierdas este faro, el único que se conserva en funcionamiento de aquella época.

Tras formar parte de los reinos suevo, visigodo y asturiano, protagonizó algunos hechos históricos importantes. Sobre todo, la partidas de la Armada Invencible hacia Inglaterra, el rechazo a la contraarmada capitaneada por Francis Drake (donde cobró protagonismo el principal personaje local, María Pita, que hoy da nombre a una bella plaza modernista) y la batalla de Elviña entre británicos y franceses durante la Guerra de la Independencia (cada año hay una recreación histórica).

De todos esos turbulentos tiempos quedan lugares recomendables para ver. Por ejemplo el Castillo de San Antón, bastión de la última resistencia contra Drake y actual sede del Museo Arqueológico e Histórico; varias iglesias como las de Santiago y San Jorge o la románica Colegiata de Santa María; también las murallas de la ciudad, protegidas como Patrimonio Histórico.

Otros rincones monumentales, pero de signo diferente, son los dos obeliscos (uno decimonónico y otro contemporáneo, conocido como Millenium), las callejuelas de aroma pesquero de la Ciudad Vieja y esa bonita fachada blanca ante el mar que forman las galerías de La Marina y en las que se funden el hierro forjado de los balcones con el cristal, originariamente llevado para instalar en los espejos de popa de los navíos.

No está falta La Coruña de equipamientos culturales. Los más renombrados son, entre otros muchos, el Museo de Bellas Artes, la Casa de las Ciencias, la Domus (Casa del Hombre) y el Aquarium Finisterrae, así como el Palacio de la Ópera y, en otro orden más en la línea del ocio, el estadio de Riazor.

Eso sí, este ultimo aspecto, el del entretenimiento, debe empezar por el espléndido puñado de playas que hay para disfrutar en los días de verano (o en la noche de San Juan) y recuperadas del desastre del Prestige. Son seis, aunque tres de ellas forman en realidad una sola; hablamos de Riazor, Orzán y Matadero, que se encuentran en el casco urbano con acceso desde un bonito y animado paseo marítimo; las otras son Las Lapas, San Amaro y Oza.

Todo ello integrado en un conjunto que armoniza la tradición industrial y portuaria con un entorno verde que hace gala de varios parques públicos. Así que, ahora que ya estás seducido por los sugestivos aires coruñeses, toma tu avión y plántate en el Aeropuerto de Alvedro, que está apenas a ocho kilómetros. Más fácil, imposible ya que ahora tenemos vuelos Madrid-A Coruña, A Coruña-Madrid, Tenerife-A Coruña, Málaga-A Coruña y Mallorca- A-Coruña.

Air Europa